Nuevo proyecto: Mi experiencia a tu disposición.

La historia de mi vida es la historia de una vida dedicada al estímulo de los sentidos a través de la gastronomía.
Desde muy pequeño, siempre que me dejaban, estaba por la cocina ayudando, preguntando, curioseando, toqueteando los alimentos. Tuve la suerte de tener dos grandes cocineros en mi familia, mi abuela materna y mi abuelo paterno; completamente diferentes, pero con la misma base de cariño, mimo, paciencia y generosidad. Además de su amor por la cocina, lo que aprendí de ellos, fue que los cocineros no sólo cocinamos para alimentar, sino que también cocinamos para sentir, para dar cariño, para expresarnos y, lo más importante, para demostrar en una cucharada, lo mucho que queremos y amamos a quien tenemos a nuestro lado. Éste es el extraordinario legado que me llevo de mis mayores y, por supuesto, estoy feliz y orgulloso de ponerlo en práctica a diario.